LO VES, NO LO VES

Lo ves, no lo ves, lo conoces, no lo conoces, conocimiento, desconocimiento… En un mundo lleno de contradicciones nace la pieza “Lo ves, no lo ves”. Un espacio que quiere hacernos reflexionar por aquello conocido, o que creemos conocer, y por aquellas cosas que nos negamos a ver.

“Lo ves, no lo ves” empieza creándose lejos de lo puramente natural, más bien nos adentramos en el mundo de la tecnología para poder crear este espacio con inspiración orgánica. Para esta inspiración se escaneo mediante fotografías, con un dispositivo móvil de 13 MPx, el tronco superior de una chica.

cris-blog.jpg

Para fotografiar a nuestra inspiración, se cumplieron varios requisitos, entre ellos, introducimos a la chica en una caja con telas que contenían texturas diversas, y se intentó crear la menor cantidad de sombras proyectadas posibles mediante colocación de focos de forma estratégica para la ocasión, se tuvo que recurrir a este método ya que la sesión se realizó durante la noche, con la ausencia de toda iluminación natural. Las fotografías se realizaron creando una órbita de forma ascendiente y descendiente, alrededor  del elemento en cuestión, de forma que quede todo perfectamente fotografiado. En esta sesión en concreto, se necesitaron un total de 138 fotografías.

Una vez se realizaron las fotografías, se procedió a introducirlas en la aplicación gratuita Autodesk Remake, que se encarga de transformar nuestras fotografías en un objeto en 3D completamente manipulable.

Malla general-blog.jpg

Como podemos ver en la fotografía superior, el escaneo hizo una lectura del fondo del objeto, cosa que nos interesaba, y por tanto se tuvo que eliminar toda esta piel sobrante del objeto, obteniendo así un objeto totalmente limpio y sin “partículas” sobrantes.Chica remake-blog2.jpgMalla remake.JPG

Una vez obtenida la malla deseada, reduciremos la densidad de esta, y posteriormente,  exportamos la chica como .obj, de éste modo podremos manipular el objeto en casi cualquier programa 3D.

Para poder realizar una impresión con una impresora 3D, pasaremos el objeto por la aplicación de Autodesk Netfabb, así podremos comprobar que no existe ningún tipo de error en la malla, y de éste modo evitaremos errores de impresión. Con todos estos pasos realizados con anterioridad, ya podemos guardar nuestro archivo en extensión .stl, y por fin podremos obtener nuestro objeto impreso en 3 dimensiones!

3d-blog.jpg

Cualquier modificación que se quiera realizar, ya sea de malla, escalado, modelado… lo realizamos posteriormente con Rhinoceros. En nuestro caso se escaló el objeto al tamaño deseado, se creó una caja y se insertó en un lateral de la chica, restándole el brazo de la chica a la caja. En el interior de la chica, por la cara inferior de la figura, se insertó una esfera, que se le restó al cuerpo de la chica, creando un espacio vacío. Por tanto, obtenemos   un pabellón, conectando una caja con una chica, conectados los dos por un acceso que atraviesa todo el volumen de la caja.

Chica rhino-blog.jpgvajachica-blog.jpg

Una vez ya tengamos nuestra figura terminada, comprobamos las medidas y lo exportamos como .obj, importándolo posteriormente al programa 123D Make de Autodesk, desde donde podremos obtener las plantillas del objeto para crear por Stacked Slices nuestro elemento. En nuestro caso, como en un principio la caja iba en un material, y la chica en otro, los tuvimos que exportar a 123D Make en archivos diferentes.

Chica 123-blog.jpgcubo-blog.jpg

La chica se cortó mediante un láser en una plantilla de tablero de DM, de dimensiones 1000x600mm, con un espesor de 5mm, un material facilitado por la empresa, patrocinadora de éste proyecto, FINSA.

El cubo se preparó la plantilla para cortar en láser sobre metacrilato de 1000x500mm, con un espesor de 4mm, pero tuvimos problemas a la hora de cortar este material, y se tuvo que cambiar por un cantón de un canal de las mismas dimensiones, esto provocó que se perdiera el concepto por el camino.

montablog.jpgmontablog2.jpg

En montaje de las piezas se realizó manualmente, pasando por aberturas realizadas anteriormente, una varillas de madera de 2’5mm de espesor, y pegando con cola blanca cada pieza que se iba insertando.

Snapchat-1567742005.jpg

La imagen superior representa el resultado que se mostró el día de la exposición. Ya que no se pudo conseguir que la caja fuera transparente, se colocó el elemento sobre una caja translúcida, y en el interior de la base de ésta de insertó un espejo, de este modo podíamos ver el interior de la figura.

interiorblog.jpg

Por último, ubicamos nuestro pabellón de inspiración orgánica en un espacio. En nuestro caso creamos un espacio natural, como un lago, que separa a los humanos de la pieza que esta al otro lado del masa de agua, en un paraje natural, envuelto por naturaleza. Las personas nos quedamos en el muelle, contemplando la figura, pensamos que sabemos la verdad de los que estamos viendo, pero nunca llegamos a ver y conocer de verdad, necesitaremos medio, como barcas, para poder acercarnos a la pieza, y poder observar de más de cerca esa verdad. Aún así, una vez en el interior de la pieza, seguiremos sin verla en su totalidad, siempre habrán partes de que conocer, y no hay más tonto que el que se piense que ya lo conoce todo sobre ella.

Es de tontos creer que lo que vemos es la pura realidad, necesitaremos muchos medias para poder verla en su completa totalidad.

Panel_renderblog.jpg

No hay más ciego que el que no quiere ver.

Amanda Ibor García.

Cristina Olivo Ortega.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s